ir a colgantes

  PIEDRA DE BOJI O MOKI
Las piedras de moji o moki como también son conocidas son originarias del estado de Utah en Estados unidos. Están formadas por una dura cascara ferrosa con un interior suave y arenoso.

Los pueblos aborígenes de la zona, los antiguas Anasazi y los actuales Hopi y Zuñi piensan que estos extraños minerales proceden del espacio. Les atribuyen poderes de carácter esotéricos utilizándolos para entrar en contacto con los espíritus y las energías del cosmos. Los utilizan también con fines curativos por sus propiedades calmantes y equilibradoras de los flujos de energía del cuerpo.

Estas ultimas características reguladoras y calmantes son por las que son mas apreciadas en gemoterapia, Las piedras de boji tienen la cualidad de ayudarnos a asentarnos en el mundo físico devolviéndonos a la realidad cotidiana cuando estamos descentrados o después de realizar trabajos de carácter espiritual. Se le atribuyen propiedades de carácter protector tanto a nivel físico como energético.

Cuando deseemos calmarnos y centrarnos en nuestra realidad cotidiana lo mas adecuado es coger un piedra de boji con cada mano y relajarnos profundamente.

Las piedras de boji dirigen nuestra atención a las estructuras mentales y condicionamientos del pasado que condicionan y limitan nuestra evolución, así como a
patrones de pensamiento negativos y conductas derrotistas para que podamos liberarnos de las mismas.

Actúa sobre las enfermedades que tienen un origen psicosomático.

Físicamente estimulan el flujo de energía a través de los meridianos corporales diluyendo los bloqueos. Alivia el dolor y es muy útil cuando estamos descargados de energía y cuando estamos sufriendo una larga y penosa enfermedad
Ver Carrito
Aviso Legal   Diseño Web: InternacionalWeb